¿Hemos llegado ya? – un viaje lento por las montañas de Filipinas

Un viaje lento pero lindo

En el camino a mi tatuaje tribal; desde Tabuk a Tinglayan, paramos unas mil veces. Es un viaje lento pero bonito donde los haya. Que si uno tenía que ir al baño, que si el otro le tenía que dar un cerdo vivo al primo que vivía en el pueblo de al lado y cosas así. A pesar de todo eso, disfruté como una enana de las vistas.

Viaje lento a Tinglayan Whang Od

viaje lento de Tabuk a Tinglayan, cordilleras filipinas

Aquí los jeepneys (¿qué es un jeepney?) son más estilo 4×4 y están listos para cualquier obstáculo. Se puede ir encima (casi todos son hombres) pero yo preferí no arriesgarme viendo el estado de la carretera. Aunque el viaje era lento, no me fiaba mucho.

Y arriba se puede transportar todo tipo de objetos; bombonas de gas, gallinas, maletas enormes… ¡todo lo que te puedas imaginar! Un viaje lento da para mucho.

Up the jeepney
¡Corre, corre, que nos vamos!
Jeepney en Sabang, Palawan.
Jeepney en Sabang, Palawan.

Un señor que vio mi cara de felicidad al mirar el paisaje por la ventana me ofreció su asiento para que tuviese mejores vistas de la Bella Durmiente.

Bus Kalinga Tabuk

Para ese entonces ya me conocía todo el mundo en el bus y sabía a dónde iba. Me trataron maravillosamente y tenían mucha curiosidad por saber sobre España. Todo el mundo insistía: ¡Alba, haz fotos, es la Bella Durmiente!

Sleeping Beauty Kalinga Philippines

Leyendas filipinas, una tradición viva

Los filipinos tienen muchas leyendas basadas en la naturaleza. Esta en concreto es especial porque es uno de los cuentos infantiles más apreciados entre los Kalinga. La historia cuenta que había dos amantes de tribus distintas que fueron separados trágicamente por una guerra. Él murió pero ella sin saberlo se quedó esperándole en la cima, eternamente. Y de ahí la forma de la montaña, esa bella durmiente (la cara está a la derecha con un poco de imaginación, sí).

Mientras escuchaba esa historia tan bonita que me recordó a la que tenemos sobre la Sierra de Guadarrama en España, me atrapé en el momento y de repente un sonido particular y molesto me desencantó; era el ruido de escupitajos. —¿Qué estás mascando? pregunté intrigada. Es buyo, ¿quieres probarlo? Por el color de sus dientes y la imagen de una señora que estaba detrás de él que me decía no con la cabeza le dije: no, estoy bien, gracias. El betel o buyo es el fruto de la palma areca. Se puede mascar enrollado en hojas de betel y/o tabaco.

Buyo
A la izqda.: el fruto de la palma y las hojas. A la dcha.: mujer con dientes teñidos por mascar buyo.

Ahí es cuando entendí por qué había tantas manchas rojas en la carretera e incluso en la ventana (sí, ¡qué asco!). ¡Era de escupir la cosa esa! George seguía insistiendo: toma un poco, ¡te hará más feliz! En una de las tantas paradas que hicimos fui a estirar las piernas y me paré por un momento. Me sumí en el encanto de las vistas y en la autenticidad de la gente.

un viaje lento hacia Wang Od

Como ya dije en la primera entrada sobre este viaje, los vendedores ambulantes se te acercan cada vez que nos paramos. Aquí sin embargo era un poco distinto.

camino hacia el tatuaje tribal con Wang Od

¡Incluso tiraban el dinero por la ventana o desde el tejado para no tener que mover ni un músculo!

También vi unos baños muy coloridos e interesantes o salas de confort (CR) como los llaman en Filipinas.

Cómo ir de Tabuk a Tinglayan
Babae (mujercitas) y lalaki (hombrecitos) en tagalog.

George me trajo mango con vinagre, una especialidad filipina que también probé en Venezuela. ¡Los mangos son algo sobrenatural en estos dos países!

El paisaje de las Cordilleras

El paisaje era sobrecogedor pero lo que más me hizo sonreír fue ver a todas esas familias y niños en las aldeas que íbamos dejando atrás.

How to get from Tabuk to Tinglayan
Niños en su propio medio de transporte =)
From Tabuk to Tinglayan Philippines
O sorprendidos al verme…

Trip from Tabuk to Tinglayan

Y los campos de arroz.. ¡no hay palabras! podéis juzgar vosotros mismos:

—¿Adónde vas, Alba?

—Voy a las montañas, con los Kalinga. ¿Y tú?

—Voy al funeral de un familiar.

—Ah, lo siento. Y ¿dónde es eso?

—Donde te bajas tú es mitad de camino.

—¡Uf, eso está muy lejos!

—Sí, pero es la única forma que tenemos de llegar allí. Cuando ya pensaba que íbamos a llegar paramos en el Sleeping Beauty Inn a comer (por cierto ya no es hostal). Comí pescado frito, sopa y postre por ¡menos de un euro! ¡A eso es a lo que me refiero con ir con la gente del lugar!

Tinglayan to Buscalan tattoo

Pensando que estaba cerca de mi destino y que volvería a ese pueblo a dormir le pregunté a la señora del restaurante/hostal si tenían alguna habitación para esa noche porque vi en internet que daban alojamiento. “No, lo siento, Madam, ya no somos hostal, solo restaurante.” Así que con las mismas entramos al autobús, ¡otra vez! Tinglayan to Buscalan tattoo Kalinga Todavía no sabía dónde tenía que bajarme y el revisor seguía preguntándome mi destino…

—Mmm… ¡¿Buscalan?!

—Pero eso está lejos ¡tendrás que andar muchísimo!

—Sí, no pasa nada.

—Vale, pues esta es la parada más cercana. Me despedí del bus entero y me dijeron casi al unísono ¡ten cuidado! Y me bajé. Nada más salir el calor me dio una bofetada. Eran las dos o las tres de la tarde. Lo que en principio iba a ser un viaje de 3 horas se alargó “solo”unas dos más. Así funciona. ¡No pasa nada! Las montañas me saludaron y los cinco paisanos que había por allí también.

—¿Adónde vas Madam?

—A Buscalan. ¿Por dónde voy?

—Te llevo en mi moto, no te preocupes.

—No, gracias, prefiero caminar.

—Pero está muy lejos, Madam.

—No pasa nada ¿puedes indicarme el camino por favor? Empecé a subir. Al principio era muy empinado. Me dije: si va a ser así todo el rato, me muero aquí. Pero seguí andando y andando sin siquiera saber si ése era el camino.

Pero…

Para conocer el camino

hay que ir por el camino,

hay que hacer camino.

Cómo hacemos

lo que hacemos

todo está ahí delante de ti

pero si te esfuerzas demasiado en verlo

lo único que harás es confundirte más

The Tao of Pooh

(Si todavía no has leído este libro te recomiendo que lo hagas. Porque contrariamente a lo que la mayoría de la gente cree, Winnie the Pooh no es solo para niños).

to be continued

Sigue leyendo sobre el camino hacia el tatuaje

Alba Luna en el camino a su tatuaje tribal Kalinga

2 respuestas a “¿Hemos llegado ya? – un viaje lento por las montañas de Filipinas”

  1. Muchas gracias Alba, por hacernos participes de esta maravilla que es viajar, los que estamos como tu dices en “un rinconcito toda la vida”, disfrutamos del los viajes de los demás y algún que otro que hacemos.
    Te seguiré porque me ha gustado mucho lo que he leído y he visto.
    Soy compañera del taller de orfebrería de tu madre.
    Ahora voy a seguir mirando cosas que has puesto mas antiguas.
    Gracias

    1. ¡Muchas gracias, Victoria! Gracias por disfrutar de cada experiencia que cuento, de cada palabra que plasmo, esa es mi intención.

      ¡Un saludo!
      Alba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.