Descubriendo el budismo, descubriendo Asia

 Mi primera semana en un templo budista

Se acaba mi primera semana viviendo en un templo en Filipinas, siendo parte del programa HALA de introducción al budismo (Academia humanista de vida y arte, en inglés). Muchas cosas nuevas, muchos retos, muchos cambios.

Miro atrás y no sé qué pensar, he aprendido tantas cosas esta semana que parece que hiciera un mes que estoy aquí. Los días son muy intensos; nos levantamos a las 6 de la mañana y la jornada no para hasta que nos vamos a dormir a las 10 (supuestamente, porque en realidad entre unas cosas y otras nos acabamos yendo más tarde).

Sinceramente antes de venir solo tenía unas nociones básicas sobre budismo, lo que sí sabía era que me interesaba mucho su filosofía. Decidí venir porque el programa es muy completo, porque me gustan los retos y me atraen los proyectos nuevos.

Una de las primeras cosas que aprendí es que antes de empezar cada clase (mandarín, tai chi, sutra…) tenemos que hacer una reverencia y decir: Lăo shī ji xiang que vendría a significar literalmente «profesor próspero» para mostrarle respeto. Al terminar la clase damos gracias al profesor así: Xiè xiè lăo shī (gracias, profesor).

El budismo implica disciplina

Los primeros días me confunden y entusiasman a la vez. Comer lento, sin hablar y con palillos… Hacer reverencias cada vez que pasamos por delante de un buda o boddhisattva, no hacer mucho ruido…  ¡Demasiada disciplina para mí! ¿Demasiadas enseñanzas de golpe, quizás? Todo nuevo, muchas barreras que se convierten en retos, dificultades que se traducen en conversaciones con mi ego.

Me cuesta sentarme recta al meditar, las piernas se me duermen, mis pensamientos vienen y van. Yo bailo al son de la incertidumbre y el ego viene a jugar conmigo. Como en todo lo que es nuevo y desafiante, la confusión inicial es más que normal.

El día a día en un templo budista

Os contaré cómo es el día a día en un templo budista. Antes aclarar que este templo budista es de la rama humanista, una orden cuyas enseñanzas se pueden aplicar a tu día a día y que está más dedicada a la caridad, la educación y a la integración del pueblo en el budismo y viceversa. Sirve de referencia de una vida semi-monástica o desde el punto de vista de un fiel, no desde la vida diaria de un monástico, que dedica más horas y esfuerzo.

Horario en el templo

6.00

Nos levantamos y nos duchamos.

6.30-7.00

Cantamos el Sutra que son las enseñanzas de buda en versos. Es una media hora intensa cantando (de hecho no soy nada buena pero es en el único sitio en el que me siento cómoda cantando porque nadie me escucha) y de arrodillarnos, andar y meditar.

7.00- 7.30

Desayuno. Las comidas son completamente en silencio. La idea es no dejar que ningún pensamiento te invada la mente y centrarte en lo que estás comiendo para saborearlo. Es clave valorar el plato de comida que tienes delante de ti.

budismo en Asia

En cada comida siempre tenemos dos boles y un plato; uno con arroz y otro con sopa. No podemos dejar nada en el plato con el fin de tener en cuenta toda la cadena que ha permitido que puedas disfrutar de esa comida.

El ritual de comida es una práctica cruzada

El bol de la izquierda se tiene que colocar a tu derecha para empezar a comer, y viceversa. Cuando quieras repetir, se coloca en su posición inicial.

Como ejemplo tomaremos la foto anterior. Me traería el bol de arroz a la derecha del plato (con cuidado de no hacer ruido) y el de la sopa a la izquierda. Si quiero que me echen más arroz después de haberme comido el que tenía, tendré que poner el bol de nuevo a la izquierda y al borde la mesa para que los que sirven se den cuenta. Se debe agradecer con una ligera reverencia de cabeza.

8.00 – 11.30

Clases: desde clases de enseñanzas e historia del budismo a clases de música asiática pasando por clases de chino mandarín o tai chi.

11.30 – 12.00

Comida (en silencio y con palillos). No puede durar más de media hora.

13.30 – 17.50

Clases.

18.00 – 18.30

Cena (¡sorpresa!: en silencio y con palillos).

19.30

Última clase del día, seguida de meditación zen y limpieza de habitaciones.

22.00

Dormir.

Esta semana entre otras actividades aprendimos de la mano de Nena, una china-filipina, cómo preparar, servir y beber té. Me pareció muy interesante y acogedor. Me sentí muy conectada con Nena porque es muy natural, espontánea y siempre está sonriendo, como todo el mundo aquí.

Ceremonia del te en Asia

tea ceremony in Asia (Philippines)

Festival de la Luna

Además celebramos el Festival de la Luna, muy importante en la cultura china.

budismo en Asia
Celebrando el Festival de Otoño o de la Luna, una tradición china para festejar y contemplar la luna llena.

Los chinos lo celebran en casa con sus familias y pasan un buen rato y por supuesto, comen muchos pasteles de luna, hechos con pasta de judía dulce (buenísimos).

mooncake buddhism

Fue una noche llena de actuaciones como la danza china, el baile con abanicos y hasta hubo una presentación de los distintos países presentes.

Hasta aquí la primera entrada de esta gran aventura, la primera entrada de muchas que están por llegar. Tanto por descubrir, tanto por conocer…

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Más sobre budismo

Si estás interesada/o en saber más sobre el budismo, te invito a que leas estas otras entradas:

2 respuestas a “Descubriendo el budismo, descubriendo Asia”

  1. Qué buena experiencia!Me parece súper interesante así que seguiré leyendo tus historias para aprender un poquito más 😉
    Un abrazo!!

    1. Sí, ¡la verdad es que lo fue!Aprendí mucho. Un besazooo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.