En tren de Da Nang a Hanoi: un paseo de la tranquilidad al lindo caos

Sigo en Vietnam y después de pasar unos días en Da Nang, cojo un tren con destino a Hanoi (Hà Nội). Hay algo sobre los trenes que me encanta, ya lo descubrí aquel verano de 2012 cuando decidí explorar República Checa y Polonia en tren.

No solo eso sino que hay algo sobre los trenes destartalados o no tan modernos en específico que me relaja, me tranquiliza. Asomarme por la ventana es reflejarme en otro mundo, observar la vida pasar de una forma más sosegada.

mapa tren Vietnam

Un viaje de 15 horas por la costa de Vietnam

De Da Nang a Hanoi descubro el traqueteo de la soledad, una guarida que me aleja del mundo. 15 horas me separan de otra realidad y yo divago entre los minutos muertos de cada rincón.

Me asomo por la ventana. Sentir el aire fresco mientras observo me envuelve y me fundo en el verdor de su paisaje. Me cruzo con la mirada de algún campesino rezagado que sigue con sus labores diarias o con niños que me saludan desde la distancia. Veo el mar y la montaña, observo la vida pasar, mientras me adentro en la espesura de esta nueva cultura.

tren Da nang Ha noi

Muchas cosas se pueden hacer en un tren que dura 15 horas, en medio de la nada de una dictadura comunista y donde nadie habla inglés. Muchas.

Qué hacer durante 15 horas en un tren (vietnamita)

O qué hacer en un tren para matar el tiempo en casi cualquier parte del mundo. Tomaremos de referencia uno vietnamita porque… ¡pues porque sí!

1) Podemos empezar haciendo fotos y más fotos con la ventana abierta hasta que el revisor llega y te jode la ilusión. Nos dice algo en vietnamita mientras cierra la ventana y creo que nos queda claro… No se puede sacar la cabeza por la ventana, ¡con lo divertido que es!

train danang hanoi

Con mi gozo en un pozo, a otra cosa mariposa.

2) Hago un vídeo para dejar constancia de lo tétrico que era el tren. Da más miedito que en el vídeo, la verdad sea dicha. No os perdáis el segundo 23, es clave para el cague que iba in crescendo (aunque se veía venir).

3) Alguna selfie cae también, of course. Con ese aura tan fantasmagórico.

train HANOI Tren Hanoi

 4) Pienso y vuelvo a pensar en cómo le voy a explicar a mi compañero de «celda» que mi móvil no funciona y que necesito el suyo para llamar a mi amiga que me espera en Hanoi porque el tren ha salido con una hora de retraso. Total, tengo tiempo para pensar la estrategia.

train Vietnam Hanoi tren Vietnam Hanoi

Al final recurro al viejo truco del dibujito aunque el resultado no es el que esperaba. Es la última opción tras intentar con señas, con inglés o con mi francés . Nada. Pues ale, ahí va mi arte.

Dios y pensar que ganaba casi todos los concursos de dibujo en el cole… Menos mal que tenía una imaginación de la leche el tío y me entendió. Lo que está en círculos se supone que son personas, sí. Y lo de arriba un tren. Sí, lo sé, nervios del momento…

5) Comer hasta hincharte y seguir hinchándote porque el aburrimiento te puede (no hay fotos de tan bello momento, lo siento).

6) Intento leer un rato pero como no hay suficiente luz me pongo los cascos y me echo la siesta.

7) Uy, la siesta se alarga y me despierto con la baba caída. Miro la hora, no voy ni por la mitad del trayecto, pues nada… dormiré otra vez.

8) Me rindo, acaba de entrar otro chico a la «habitación» y me pongo a dormir otra vez porque total para lo que queda… Duermo con miedo de que el tren siga y yo me quede ahí y acabe en Nueva Zelanda. Aunque pensándolo bien, ¡eso estaría guay, oye!

Llegando a Hanoi

Creo que llego al destino aunque no veo nada entre las legañas y la oscuridad. Salgo de la estación, hace fresquito. No me creo que vea a mi amiga Van, ¡he sobrevivido! A Van la conocí en Rumanía cuando coincidimos en un congreso internacional porque por ese entonces ella vivía en Finlandia. Coincidencias de la vida, un año y poco después ahí estamos las dos, en otro continente, en otra realidad.

Me lleva en su moto, estoy empezando a cogerle el tranquillo, oye. Eso sí, hay que prepararse que el fresquito se nota más…

En moto por Hanoi: masticar el caos

moto vietnam

Vietnam sigue sorprendiéndome con sus motos (en las que llevan literalmente de todo), sus vendedores ambulantes y sus estandartes comunistas.

viajar en tren a Hanoi

motos Vietnam

 

 

Y allí me quedé por unos días, descubriendo lo que había más allá del caos y del ritmo de Hanoi. Redescubriendo la calma en una ciudad que llama al caos.

– – –

  Más viajes por Vietnam y Asia

Primera parte de esta historia:

Recorriendo Da Nang: una ciudad vietnamita costera y en auge

Rasgos comunes con otros países de Asia: 

5 curiosidades sobre el Sudeste Asiático

Resumen de 6 meses viajando por Asia:

De vuelta de mi viaje por Asia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.