Cuenca, esa mágica ciudad andina

Del calor de la urbe de Guayaquil nos vamos a Cuenca, una ciudad más pequeña y menos caótica, donde la tranquilidad viene a visitarnos, o la visitamos nosotros mejor dicho. Bailes tradicionales, trajes preciosos y gente bonita, sonriendo por todas partes. Se nota que estamos en los Andes, de nuevo.

Guayaquil, la ciudad vista desde un faro

Pasamos unos días tranquilos en Guayaquil, disfrutando de buena compañía y excelentes conversas. Es nuestra primera ciudad de Ecuador, después de haber dejado a Perú atrás. Nos sentimos con ganas de empezar otro nuevo capítulo, descubrir otra nueva cultura que aún hermana con la peruana, tiene rasgos distintos.

El Cajas, una escapadita desde Cuenca

Nos escapamos un ratito de Cuenca (Ecuador), de sus fiestas y sus calles empedradas. De sus lindas cafeterías, de su bonito río. No lo hacemos porque nos veamos obligados o porque nos abrume la ciudad, sino porque queremos visitar su parque nacional: el Cajas, un enclave natural envidiable y muy buen cuidado.

Cuando lo pierdes todo

Probablemente esta sea la entrada más dramática y sentimental que he publicado. Ya tenía preparada una entrada sobre Cusco, una ciudad que nos encantó y de la que no nos queríamos ir, pero algo se nos cruzó por el camino. Algo llamado vida, algo llamado cosas que pasan cuando viajas. Una mano muy larga y perversa se me acercó, como muchas de las que hay cuando te enfrentas a un país que no conoces y a otras normas a las que no estás acostumbrada. Sí, me robaron por primera vez en mi vida.