¡Ups, me quedé atrapada en Tailandia!

Era enero de 2014, estaba en Tailandia, en plena protesta obrera. El pueblo se sublevaba contra los mandatos de una dictadura que amenazaba con volver, con oprimir.

Y allí estaba yo, danzando entre la espesura de aquella ciudad, entre la complejidad de una nueva realidad que me asustaba y a la vez me inspiraba.