Descubriendo el budismo, descubriendo Asia

Se acaba mi primera semana en Filipinas, en el programa HALA (Academia humanista de vida y arte, en inglés) de introducción al budismo. Muchas cosas nuevas, muchos retos, muchos cambios.

Miro atrás y no sé qué pensar, he aprendido tantas cosas esta semana que parece que hiciera un mes que estoy aquí. Los días son muy intensos; nos levantamos a las 6 de la mañana y la jornada no para hasta que nos vamos a dormir a las 10. Bueno, supuestamente porque en realidad entre unas cosas y otras nos acabamos yendo más tarde.