El budismo al cero, más que una filosofía

Vivir en un templo budista me presenta retos diarios. Algunos de ellos ya estaban presentes, otros son nuevos pero la base sigue siendo la misma: estoy creciendo a base de tener conversaciones con mi ego y aceptar todo lo que viene en el proceso. En mi segunda semana decidí empezar de cero, rapándome el pelo. Desconectar para conectarme y seguir creciendo.