El misterio de Sagada

De Buscalan al misterio de Sagada

Un nuevo día comienza, ayer me hice un tatuaje en Buscalan. Me levanto a las 5 para empezar a arreglarme y continuar el camino al misterio que oculta Sagada. Cuál es mi sorpresa al descubrir que no soy la única en empezar el día.

Todavía está oscuro, el amanecer a penas se está asomando por las montañas. Sin embargo, el despertar se nota en la aldea, los gallos han iniciado su cántico matutino, los pájaros han empezado a piar y los paisanos se están despertando.

Es una sensación magnífica la de sentir la brisa fresca de la mañana en mi cara. Desayuno con la familia de Whang Od, me despido y empiezo a bajar la montaña.

Whang Od house
Desayunando con la fogata en casa de Whang Od

El sol sale y ahí es cuando puedo vislumbrar el camino, el camino que me lleva a la siguiente aventura.

Buscalan sunrise

Me digo “No me importa lo que tarde, voy a disfrutar de este paseo, este lugar es precioso“.

Y así hago. Me encuentro a algunas personas por el camino que quieren hacerse fotos conmigo y otras que posan inconscientemente para mí.

Tatuaje en Filipinas

SAM_1497

SAM_1499

Pero la naturaleza es testigo principal de mi aventura, preciosa como ella sola.

SAM_1481

Bajo a Tinglayan a coger lo primero que venga, un bus, furgoneta o jeepney. Tengo suerte y viene uno a los escasos minutos. Me subo y me hago hueco. En la furgoneta ya hay unas 15 señoras con sus hijas, cajas por todas partes y algunos bebés. ¡Recordad que en Filipinas siempre hay espacio para alguien más!

SAM_1506

Otro viaje lleno de baches… De hecho el tatuaje me preocupa un poco, está recién hecho y me da miedo de que se infecte. Alba, déjalo, ya es demasiado tarde.

La señora que está a mi lado me pregunta que si es un tatuaje de la tribu Kalinga y yo le contesto orgullosa que sí. A lo que responde “¿Cuánto has pagado?” (estos filipinos tan curiosos como siempre…)

El viaje duró unas tres horas cuando yo pensé que tardaríamos más en llegar.

Llego a Bontoc y voy derecha a un baño para ver cómo tengo el tatuaje. Lo tengo un poco abultado todavía. La señora de la tienda me dice “no te preocupes, déjalo así, no te va a pasar nada”. Así que dejo de preocuparme aunque aún me duele y no puedo usar bien el brazo izquierdo.

Compro algo de fruta, me tomo un café, observo mis alrededores y voy a buscar la siguiente furgoneta.

Bontoc
La señora de la tienda que me dijo que no me preocupara.
Bontoc
Su tienda.

Trycicles in Bontoc

¡Los triciclos aquí son mucho más graciosos!

Más cerca de Sagada

Encuentro la furgoneta que va a mi destino, dos personas ya están dentro esperando. Me meto y desayuno por segunda vez, esta vez unas uvas. No sé cuándo saldremos y es lo que suele pasar en Filipinas, como en otras partes del mundo, el conductor espera hasta que todos los asientos están ocupados para arrancar.

Y eso es lo que me gusta sobre viajar, el no saber dónde acabaré. Empiezan a venir más personas; me miran, les sonrío y me sonríen. De repente dos chicos jóvenes se sientan a mi lado y por la expresión de sus caras sé que están viajando como yo.

Están mirando fotos y les escucho decir que van a Sagada.

—¿Vais a Sagada? les pregunto.

—¡Sí! ¡vente con nosotros!

—¿Cómo os llamáis?

Y ahí empezó todo. Una pareja de amigos filipinos muy majos que está viajando por el norte de su país. Les invito a uvas y decidimos quedarnos en el mismo hostal y ver la ciudad juntos… Hablamos sobre viajes, países, paz y relaciones durante tres horas, hasta que llegamos a nuestro destino.

Por el camino un niño monísimo y yo jugamos desde la distancia.

SAM_1516

Sagada trip
Intentaba imitar la cara que estaba poniendo yo, la que siempre uso para todos los niños que veo alrededor del mundo.  ¡Solo muevo la nariz y eso es algo que les encanta!

Una vez que hemos llegado al hostal me preguntan:

—¿Qué quieres hacer, Alba?

—Bueno, yo quiero ver los ataúdes colgantes, ¿dónde están?

Allá fuimos, tenía mucha curiosidad por ver aquello. Lo que una vez vi en un documental estaba ahí, en frente de mí. ¿Cómo pusieron los ataúdes allí tan arriba?

Misterio ataúdes colgantes en Filipinas

El misterio de Sagada resuelto

Una de las razones por la que lo han hecho durante siglos y lo siguen haciendo hoy en día es para acercar a los muertos al cielo al ponerlos en una posición privilegiada con el fin de cuidar a sus familias desde arriba. También hay otra teoría que dice que era para no ocupar tanto terreno de cultivo y así buscar espacio en cuevas y acantilados para los fallecidos.

El misterio que hay en Sagada, Filipinas

Aún se pueden ver las sillas cerca de los ataúdes que servían para apoyar al cuerpo, como parte del complejo ritual.

Los ataúdes colgantes: el misterio de Sagada

Todo esto junto con los ecos fantasmagóricos que proceden del Valle del Eco hacen de este lugar un sitio místico y misterioso.

Echo valley, el misterio de Sagada

El ritual funerario se basa en la creencia de que los muertos siguen existiendo y tienen la capacidad de traer buena suerte a los vivos. Por esta zona la muerte sigue dando respeto porque se lleva a un ser querido pero también es algo misterioso porque hace posible que el espíritu continúe teniendo conexiones con los vivos.

Es decir, si los familiares cuidan bien del cuerpo, no se les molestará. Sin embargo, si el cuerpo se deja desatendido, sufrirán las consecuencias mientras se encuentren con vida.

Observamos la zona y descubro que ese es el lugar donde tengo que estar, ni más ni menos. Viajar no es solo visitar lugares sino la gente que conoces mientras viajas. Ambas características crean una combinación preciosa para sumergirte en el momento, disfrutar del ahora y de las coincidencias de la vida.

En este viaje tuve la oportunidad de conocer a Mark que, curiosamente, ha estado haciendo lo mismo que yo en sus viajes. Los dos grabamos nuestros pasos en cada sitio al que vamos. Cuando nos sorprendimos uno al otro haciendo lo mismo a la vez nos empezamos a reír.

¿En serio, tú también lo haces? Así que aquí un homenaje a mi amigo:

Y un homenaje a todas las conexiones que hice en este viaje.

Porque cuando empecé el viaje estaba sola pero esa última tarde terminé tomando unas cañas con seis personas más, seis almas curiosas que soñaban con visitar nuevos lugares, como yo.

Pogui Sagada

Porque nos lo pasamos muy bien haciendo rapel, haciendo fotos y riéndonos en el bar que dijeron que era de reggae pero que en realidad era de música rap y country. ¡Porque es más divertido en Filipinas! =)

Looking around Sagada

Hasta disfrutamos viendo el cementerio.

Cementerio Eco Valley Filipinas

Tumba Sabang

Tumba Filipinas muerte

Salamat po y, ¡nos vemos pronto!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.