España

Empecemos por lo «lógico».

Lógico entre comillas porque soy española pero siempre acabo dejando de lado las historias y destinos sobre mi propio país, quizás lo vea como normal, aunque España esté repleta de lugares preciosos. Mala costumbre.

Para empezar os cuento algo sobre Madrid, un viaje inusual que decidí emprender un día para ver mi ciudad desde otro punto de vista.

Por otro lado, os cuento un poco sobre mis raíces extremeñas, esa tierra que es segunda para mí y de la que heredé algo más que el acento este mezclado que me caracteriza.

Buscando al turista perdido: un paseo improvisado por Madrid

Extremadura, mi segunda tierra

La verdad es que debo confesaros que me encantaría hablar más sobre mi país pero no suelo hablar sobre viajes lejanos o antes de que el blog existiera y también porque debería viajar más sobre España (sí, lo confieso). Lo típico de ,»eso ya lo dejaré para después, con lo cerca que está…»

Además, lo exótico me llama y se me da mejor observar las diferencias en otra cultura ajena a la mía (pero estoy trabajando en ello).

Mientras tanto, disfruten de mis dos conexiones con España: Madrid y Extremadura.

Ah sí, se me olvidaba… y de la linda loca aventura de irnos en autoestop a Valencia desde Madrid (en pleno agosto, 40 grados a la sombra). ¡Que sí, que sí se puede hacer dedo en España!

¿Nos vamos a Valencia?

Si queréis seguir leyendo sobre más destinos dentro de Europa, aquí tenéis:

Europa