Una escapada a Fes, la olvidada de Marruecos

Fes, la tercera ciudad más importante de Marruecos

Fes, esa ciudad no tan visitada de Marruecos pero que guarda su encanto marroquí más puro. En las entradas anteriores hablé de mi primer contacto con Marruecos y de la comida callejera en Fes así que qué mejor que cerrarlo con los sitios que ver en Fes, la tercera ciudad más grande del país.

El Palacio Real de Fes

Situado en la zona del barrio judío (Mellah), es uno de los más grandes de Marruecos. Sus siete puertas representan los siete días de la semana y las siete escalas de la monarquía. No se puede entrar pero verlo desde fuera merece la pena.

Palacio Fes

La Puerta Bab Bou Jeloud

Es la entrada principal a la medina, donde empieza lo bueno. Pasar por debajo es entrar en un mundo de olores, colores, vendedores, griterío y cultura viva, es sumergirse en la más auténtica.

SAM_3274

 La medina: imprescindible

En cuanto entres se te acercará más de uno (y de dos) para que vayas a su restaurante, bar, tienda… y saben de dónde eres a la primera, te cazan rápido. Déjate llevar pero no entres a las tiendas por compromiso aunque insistan. Tienen un poder de convicción muy, muy fuerte así que te aconsejo que tengas claro antes qué quieres comprar y sobre todo qué NO.

Perderte en el zoco de Fes: inevitable

Piérdete al son de las callejuelas y los vendedores ambulantes. No te resistas.

Medina

Medina2

Piérdete en su música callejera, su melodía incesante y su ajetreo diario.

A mí, sinceramente, me estresa tanto jaleo concentrado pero tiene su aquel meterse en el tumulto tan vivo de esta ciudad.

Como prueba un video. Está un poco movido pero entre que llevaba el paraguas en una mano, la cámara en la otra y tenía que esquivar todo tipo de obstáculos, es lo que salió.

Lo bueno es que en el caos siempre puedes encontrar algo de orden, siempre. Puedes encontrarte sitios como éste que parecen huir del bullicio, esconderse del jaleo, silenciando las palabras de vendedores entusiasmados:

Fes

Las tanneries o curtidurías

Aquí es donde se procesan las pieles para quitarles el pelo y la grasa, se tiñen, se curten y se dejan secar.

No te aconsejo que pagues por verlas, es un timo, más que nada porque lo puedes hacer gratis. Habrá miles de supuestas guías que te quieran llevar pagando pero en realidad puedes subir a cualquier terraza de las muchas tiendas donde venden objetos de cuero (hay carteles por todas partes) y verlas desde ahí. Eso sí, luego tendrás que hacer el protocolo de pasarte por la tienda con la intención de que vas a comprar pero con las mismas, te vas.

[Best_Wordpress_Gallery gallery_type=»slideshow» theme_id=»1″ gallery_id=»15″ sort_by=»order» order_by=»asc» slideshow_effect=»fade» slideshow_interval=»5″ slideshow_width=»800″ slideshow_height=»500″ enable_slideshow_autoplay=»0″ enable_slideshow_shuffle=»0″ enable_slideshow_ctrl=»1″ enable_slideshow_filmstrip=»1″ slideshow_filmstrip_height=»70″ slideshow_enable_title=»0″ slideshow_title_position=»top-right» slideshow_enable_description=»0″ slideshow_description_position=»bottom-right» enable_slideshow_music=»0″ slideshow_music_url=»» watermark_type=»none» watermark_link=»http://web-dorado.com»]

El olor desde arriba es indescriptible, es bastante fuerte la verdad pero las hojas de menta que te dan al entrar en la tienda, ayudan un poco a aguantarlo.

Piérdete otra vez, te va a pasar

Te aconsejo que preguntes a la gente de los comercios y que estés pendiente de por donde te vas metiendo. Una buena forma de acordarte del camino es ir haciendo fotos de sitios clave.

SAM_3141 SAM_3248 SAM_3265 SAM_3272 SAM_3277 SAM_3286 SAM_3301 SAM_3304 SAM_3321

Si no funciona, siempre puedes preguntar a los dromedarios de la zona, he oído que tienen poderes especiales.

Dromedarios

Las medersas o madrazas

Antiguas escuelas coránicas que servían a su vez de residencia para sus estudiantes. Hay tres principales pero la que vimos fue la de Medersa Attarine, una de las más bonitas.

No sé si fue la época o que al ser calles tan estrechas te encontrabas con todo el mundo pero las callecitas estaban llenas de turistas que tenían como dios a una banderita sostenida por un guía. Como había demasiada gente lo vi por fuera y volví más tarde. No aguanto los tumultos de turistas deseosos de hacerse fotos en cada esquina, de verdad.

SAM_3127

Tiendas bereberes

Entrar en alguna de las tiendas donde conservan la tradición de tejer con telares antiguos es toda una experiencia. La mayoría son bereberes y en esta tienda incluso nos hablaron en español (muy fluido, además).

  ¿Ver el partido Barça-Madrid en un bar lleno de tíos (unos 50) y yo?

No estaba en los planes pero bueno, fue interesante ver que el fútbol hace lo mismo en todos los países, dividir y radicalizar a la gente. Seguramente algo para no repetir, ya que no soy fan de ver fútbol sino de jugarlo pero una experiencia, más sociológica que religiosa, al fin y al cabo.

 Enamorarte de los gatitos callejeros

Están por todas partes y además son muy fotogénicos, no se resisten a ser fotografiados.

Gatito Fes

Sobre todo anda, anda y sigue andando. Los marroquíes son muy amables y acogedores y aunque sus vendedores son insistentes e incansables, ahí está la magia de esta tierra, en encontrar ese equilibrio.

Este es el último artículo de mis andanzas por Marruecos (de momento). Pero si te perdiste los de antes, sigue bajando…

¡Hasta la próxima, Marruecos!

 

Fes Morocco

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.